Repostería creativa: ¡date un homenaje!

La repostería se está convirtiendo en un pasatiempo que engancha cada día a más gente. En Estados Unidos, los cupcakes decoran los escaparates de las pastelerías desde hace ya más de ocho décadas y en Inglaterra siguen siendo el compañero perfecto para un buen té.

En nuestro país, esta clase de postre se ha situado en el pódium de la demanda pastelera, junto con toda una amalgama de otros productos en los que la minuciosidad, la clase y el estilo son igual de importantes que el buen sabor.  Las posibilidades son infinitas, si el cocinero tiene ganas de aprender, paciencia e iniciativa. En los últimos años, el boom de la repostería ha superado toda expectativa, por lo que día a día nacen nuevas maneras de confeccionar y elaborar postres deliciosos. Y es que, ¿a quién le amarga un dulce?

Más allá de los ornamentos posteriores, la base de todo buen postre debe ser la calidad de los productos que se utilizan para elaborarlo. Sin duda Luxmar Cake, por su textura y acabado de maestro artesano es la margarina perfecta para lograr que todos nos chupemos los dedos, pero también la Original, Soja/Coco o Ligera aporta excelentes cualidades a nuestras recetas.  A continuación, te presentamos tres propuestas sabrosas y apetecibles para darte un homenaje. Prepáralas para los tuyos o para ti, pero no te quedes sin probar estas delicias. ¡Cocinar nunca fue tan divertido!

1. ¿A quién no le apetece una magdalena?

Las magdalenas son todo un clásico de la repostería. Como sabes, existe una gran variedad de recetas para preparar unas deliciosas magdalenas. Una de las más populares es la que contiene arándanos. Para elaborar estas magdalenas podemos utilizar margarina Luxmar Original. Su contenido rico en omega 3 y 6 es esencial, ya que nuestro cuerpo no fabrica por sí mismo estos ácidos fundamentales. Para elaborar estas magdalenas, mezclaremos la margarina con el azúcar y la vainilla, hasta que la pasta quede cremosa. Posteriormente, añadimos la yema de huevo y batiremos, por otro lado, la clara de huevo a punto de nieve. Más tarde, agregamos harina y levadura en la masa y mezclaremos todo con cuidado. Coloca los arándanos a tu gusto, sé impulsivo, creativo, ¡date un homenaje! Solo nos queda poner la mezcla en los moldes y hornear durante 25 minutos. ¡Listo!

2. Mmmm… ¡tarta de queso!

Este famoso postre, llamado también cheesecake, se ha extendido desde Estados Unidos a todo el mundo. Es un postre ligero que tiene una elaboración precisa pero sencilla. Para hacer una deliciosa tarta de queso, podemos emplear galletas integrales, margarina Luxmar Cake, queso crema, yogur natural, mermelada de fresa, huevos, harina, azúcar y levadura. Lo primero es triturar las galletas para añadirlas a la margarina derretida, formando así una pasta que extenderemos en un molde. Dicho molde será la base de nuestra elaboración, que guardaremos en el congelador durante el preparado del resto de receta. Después batiremos el queso crema junto con el yogur y el azúcar, y añadimos los huevos mezclándolos con cuidado. Lo próximo será la mezcla de levadura y harina, que agregamos a la mezcla mientras batimos con contundencia, evitando así los grumos. ¿Lo siguiente? Verter la pasta sobre el molde con la base de galleta, esparciendo todo bien en el molde y congelándolo durante unas seis horas aproximadamente. Con la base bien fría, puedes decorar tu tarta con la mermelada. Puedes darle un acabado profesional, además de utilizar como base nuestra Luxmar Cake, con moldes o bien ser más tradicional y extender la mermelada por toda la tarta. ¡Hazlo a tu gusto!

3. El donut: todo un clásico

Un donut es un bollo, con un sabor parecido al bizcocho, que se establece como un círculo con el clásico agujero en el medio, espolvoreado con azúcar. Este postre es muy popular entre los niños, por lo que esta receta puede sernos muy útil, además de sencilla. Los elaboraremos con Luxmar Original, ya que aporta vitamina D y ácidos grasos omega 3, fundamentales para el crecimiento de los más pequeños. Mezclaremos agua, harina, leche y levadura. Una vez hecho, le añadiremos unos 50 gramos de margarina, azúcar, huevos y azúcar vainillado (imprescindible para conseguir ese sabor tan especial). Batiremos todo bien hasta que quede una masa homogénea y lo dejaremos reposar durante una hora. Después, extendemos la masa con un rodillo y la espolvoreamos con harina. Dicha masa tendrá que tener un centímetro de grosor. Para hacer la forma del donut, podemos utilizar un molde circular, en el que trazaremos el agujero. Una vez listo, freiremos los donuts con una sartén, hasta que estén dorados. Al sacarlos, es recomendable secarlos con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite. Una vez fríos, los espolvoreamos con azúcar y… ¡listo!